lunes, 1 de febrero de 2016

Sarcasmos

Que hacer
Con los sarcasmos de la vida…
Un poco aburrida,
De todos y todas
De la gente pro- que les acomoda
Porque está de moda,
De las noticias
Que nunca son buenas,
De los sindicalistas
De los marxistas,
De los fascistas,
De todos los momios,
De izquierda y de derecha,
De los indigenistas
Tradicionalistas culturalistas,
De las feministas
Y solo su discurso inclusivo,
Aunque me declare una loca,
Linda e insurrecta
Mapuche feminista
Con nombre y apellido,
Fiesta, vino y pócimas secretas…
Aburrida de las voces
De los y las machistas
Y toda su estupidez,
De los anarquistas
Y sus filosofías,
Aburrida de tantas doctrinas
Y pocas  cosechas,
Aburrida de todo
Hasta de mí misma…
Me requiebro,
En silencio tantos augurios
Que me escabullo
Como un pez al cual
Vienen persiguiendo,
Huyo
Esclava, malherida y somnolienta
Y me libero,
Justamente
Para gritar esta rabia,
Quiero descansar
De tanta barbaridad
De tantos sinsabores
Y de tantas alegrías
No quiero sentir,
Ni siquiera el respiro,
(Me recostare sobre la hierba,
Mirare  eternamente
las estrellas,
Descansare en paz
y en silencio,
oiré a las aves,
tal vez sea una de ellas)
Permaneceré
así un buen tiempo,
lejana de un mundo
que continúa
su destrucción,
distorsión del pensamiento.
Nada de esto me interesa,
Escuchar
Las mismas voces
Los mismos silencios,
Las mismas preguntas
Las mismas respuestas,
Me apestan,
Estoy convencida
de nada
y dubitativa de todo.
Estaré loca de veras,
Tampoco me importa.
Y todo lo que diga
Podría ser utilizado en mi contra,
Tan poco me importa,
Es que ya no duermo
Suficiente,
Pienso indecentemente,
No concibo percepciones diferentes
De la gente,
Escribo y me excito,
Me excito y escribo,
Canto
Pero no canto victoria
No canto en la ducha,
Aunque sea yo en-canto…
Ya no  depilo
Mis  axilas,
Ya no creo en nadie
Ni siquiera en mí misma.
Porque la lengua es  tan traicionera
Como el corazón,
Y el corazón es un hombre traicionero…
Me matan  cada vez que me río,
Me fusilan cada vez que brillo,
Me llueve el corazón negro

De los sarcasmos de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario